Iván El Cocinero

Ricardo Iván Montero; Para todos Iván Montero; (Ricardo lo usa mi viejo que le queda mejor jejeje) o sencillamente Iván, lokito, Ratatouille, charango, últimamente moon light, etc.

Acá les dejo un pedacito de mi historia, buenos recuerdos, y reconocimiento a todos los que estuvieron a mi lado, de una forma u otra alo largo de mi carrera como cocinero.

“SIGUIENDO LA LUNA NO LLEGARE LEJOS… O SIII ????”

Corría finales de 2001 y la vida me golpeaba duramente, diciéndome que mi abuela paterna Julia Albanesi, “Julita” ya no estaba más a mi lado, motivo por el cual con 23 años empecé a replantearme la vida y a darme cuenta que tenía que ser alguien y tener una profesión, recordando los lindos veranos en Lobos (Provincia de Buenos Aires) viendo cocinar a mi abuela, mojando el pan en el tuco, los ravioles caseros, los escabeches de paloma, las taruchas fritas y etc.; y por otro lado la vida en mi General Rodríguez (G R) natal, más precisamente en La Fraternidad con los ñoquis y chicharones de Yiyi mi abuelo materno, los emboleu (comida guaraní) o las tortas fritas de mi abuela materna Margo, pisarle el membrillo para la pastafrola o hacerles con 9-10 años los panqueques para los canelones a mi vieja Rosi, y ni hablar de los matambres, las berenjenas en escabeche, las liebres en escabeche de mi viejo Richard y así podría gastar hojas pero hice un resumen de mis orígenes culinarios y familiares como para que tengan una idea.

No me costo demasiado pensar que estudiar y en marzo de 2002 empecé para chef profesional, en ese entonces laburaba en un autoservicio de barrio en G R “Los chicos” de donde me lleve muchos amigos entre ellos Huguito Alvarez y Rafael Colnaghi (Piporé).

Cursaba las días sábados en el IEA Liniers y hacia mis prácticas en la cocina del super con las lenguas en escabeches, los budines de pan, los vitel tonee y alguna que otra cosa más, así hasta finales de 2003 cuando ni bien recibido de Chef (en la jerga “Cocinero”; vale la aclaración; Chef hay pocos y saben demasiado) un profe del IEA ,“el negro” Fernando Roldán me lleva a trabajar a un parador en Gesell (Bikini Ranch) con otros tres compañeros de curso vagos, atorrantes y locos lindos: Martín (el Colo); Ariel (coco), y Ale (el rasta); que cuartetooooo papaaa y mayonesa, no manzana mejorrrr; y cuanta gente copada también (Lucho, Edu, Marce, Guido, Tatto, Jorgito Ututus, etc).

Luego de un verano agitado y de regreso a Bs. As. en abril de 2004 me pongo de novio con Irina (hoy mi mujer y madre de mi hijo Agustín), en julio un amigo pone un Pizza Libre (el primero) en Mercedes Provincia de Bs. As. y me lleva como jefe de cocina y yo llevo como mano derecha a Juan Herrera otro compa de curso y también loco lindo y stone jejejeje, después de vivir 3 meses en un cuartito de hotel los 2 y con las visitas de nuestras novias de por medio y laburando alocadamente damos un pasito al costado, jaja (que locura ese lugar) cuanta pizzaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa….De mercedes a Palermo Hollywood a un resto bar (Valdéz) también pizza y algunas tapas para no aburrirnos con Joaquín (hincha de la acade y también loco lindo): así llegamos a diciembre de 2004 para volver a Gesell a otro resto bar (Studio 54) y de ahí y en Bs. As. en abril de 2005 gracias a Sebi Sperling (gran cocinero), amigo de Fede mi cuñado, entro en “Siglo XVIII” un restaurate gourmet en Martínez Prov. de Bs. As. y tras varias renuncias se hace cargo de la cocina quien yo considero mi referente, maestro, cheff posta, amigo, buena gente: Charlie Beccar Varela un grosoooo y en cuestion de días y revoleo yo paso a ser su mano derecha o su segundo como le llaman en la jerga y de tercero Eloy “el chino”, un peruano también limado, hoy si no me equivoco otro gran cocineroooo profesional, tras lindos despachos (batallas) llegamos a diciembre de 2005 y Charlie dejando de lado su conveniencia me ofece que me haga cargo de la cocina de una hosteria (Naranjo en Flor) en Villa La Angostura; que lindos recuerdos y como no mencionar a Fede (el colo), a Guada (lokita), a Gregorio, a Mark(mostroooo) a Violeta y al gron Frodooo ( labrador marrón de ojos miel), en Marzo  de 2006 terminada la temporada de regreso nuevamente en Buenos Aires y con Irina esperándome para ir a buscar a mi hijo mayor el gran Hueso (mi fox terrier smooth), me pongo como meta trabajar en un Hotel 5 estrellas y lo consigo en junio de 2006 cuando me llaman (tengo una linda anécdota de ese momento) de Sofitel Retiro para hacerme cargo de los desayunos, teniendo un paso fugáz (3 meses, no me gustaba sacar desayunos, sentía que lo mío era otra cosa: cocinar, quemarme, crear, errar, etc.) ojo!!!!!!! me llevo como aprendizaje el orden, la disciplina, la organización, el saber que lo mío son los restaurantes y no los hoteles jajajaja y también una gran amistad: Luquitas Sbarbatti: Cocinero de lujo, futuro Chef posta y también otro lokito suelto.

Después de unos meses de eventos y extras por ahis, en diciembre de 2006 entro a cargo de las Entradas en “Armani Caffe” con Carlos Maria Esnal como Gerente, Anto Marone como jefa de cocina (otra gran par; amiga y excelente cocinera); Ceci Prietto en Postres (gran Pastelera) y Emiliano (lima) en principales, que tras su rápida partida, marca mi vuelta a los fuegos (platos  principales), aaaaaaah perdon me olvidaba: primero de Franz en la bacha (pieza clave en la cocina) y segundo: Los Pasantes, claves en la elaboración diaria del pan, pasta y todo aquellos que los cocineros odiamos hacer (pelar papas, limpiar calamares, langostinos, rayar queso, etc) y ellos en su afán de aprender nunca dicen: “no esto no lo hago yo quiero cocinar”, entre tantos que tuve a mi cargo no puedo dejar de nombrar a algunos que considero especiales o mis pollos y espero ellos me consideren un ejemplo: Juan (Rugbier o Junior); Sofia (Sofi), Gisela (Gise), Cristian (gordo); un colombiano que no me acuerdo el nombre pero si que me decía: “vos estas tostado”, o sea loco, jjajajjajaja y no se equivocaba jejeje, todos ellos hoy dia grandes cocinerossss.

Volviendo a “Armani” que lindos líos gastronómicos que hacíamos y muchos más cuando tras mi llamado se incorporo Luquitas a la BRIGADA (equipo de cocina) a todo esto cuantos eventos, cuantos risottos de hongos, cuantos mates con Estelilla (Contadora), cuantos cafés si que nos vea el dueño jajjaa, cuantas peleas con el Salón = Camareros (una raza unica jajajjajaj) y entre ellos: Rober, Marquitos, Naty, Mechi, Bruno, Flavia, y alguno más que no recuerdo por que cada tanto aparecía uno nuevo pero duraba poco jajaj y por sobre la gastronomía CUANTAS PESCASSS DE PEJERREY y Pollos al disco gourmet con Luquitas, Marquitos y Rober, hasta un campeonato anual hicimos, eso si no voy a decr quien lo gano pero ustedes se imaginará, jejeje. A todo esto desde abril hasta dciembre de 2007 en paralelo con “Armani” y por recomendación otra vez de Charlie, asesoro gastronómicamente a un Restaurante en Pilar (“Cheetha”) siissi 4 dias por semana de Martinez a Recoleta desde las 9 hs hasta las 17.30 hs y de recoleta a Plaza Italia y de ahí hasta Pilar en el 57 para estar otra vez en una cocina alas 19.30 hs hasta la 1 de la mañana aprox. (la pasión a veces no tiene límites)y también otra amistad: Mati (mi mano derecha en “Cheetha” en la cocina y despues de la 1, barman, otro loco más).

En octubre de 2008 “Armani” cierra y Carlos Maria Esnal pasa como Gerente en el Restaurante “La Colección” en el Museo Fortabat en Puerto Madero y nos lleva con el.

Con Luquitas como Chef Ejecutivo y Yo como Sous Chef armamos otra Brigada excepcional con Diego Rodríguez (Gordo, cariñosamente hablando), Eugenia y Julieta en Pastelería, Eric de Colombia en Entradas Noche y pasantes a toda hora, jajajajaja que buenos despachos, que cocina calurosaaaaaaaaaaaaaaaaa, que lindo que se disfrazaban los camareros jaja (perdón Marquitos), y también cuantos eventos, cuanto de todo, y asi hasta junio de 2009 cuando tras 3 años ininterrumpidos de contracturas, stress y con la cabeza literalmente quemada, dejo la cocina de Restaurantes en Bs. As. quizás hasta nunca.

Y tras unos meses sabáticos, vuelvo en noviembre de 2009 a la Patagonia, otra vez a La Angostura y a “Naranjo en Flor”, esta vez para gerenciar el restaurante. Después de una floja temporada arribamos en febrero de 2010 con Irina embarazada de 2 meses, a El Hoyo, Chubut, para buscar un lugar y algo para hacer en la zona, y así surgió “Luz de Luna”, una casa-resto o un resto-casa en Lago Puelo y junto a todo esto y para cerrar nació gastronómicamente hablando con Irina como chef y yo como sous chef; el mejor plato de nuestras vidas: Agustín, nuestro querido hijo.